Cada día… una aventura.

By 2. December 2015Participantes ExE

Laura Martín es licenciada en Matemáticas, en la especialidad de Astronomía y Mecánica espacial. Trabajó durante 8 años es una empresa del sector aeroespacial en Madrid, compaginándolo con algo que siempre le había gustado: la enseñanza. Daba clases particulares a adolescentes, hasta que se dio cuenta de que disfrutaba más esos ratos en los que transmitía conocimientos y valores a adolescentes que las 8 horas que pasaba en su puesto de trabajo. Decidió dar un nuevo rumbo a su vida, y estudió el Máster de Profesorado en la Universidad Pontificia de Comillas, donde, según sus propias palabras “tuve la gran suerte de toparme con la fundación ExE y entrar en su Programa”.

Además de la educación, le encanta la música, leer, pasar tiempo con su marido y su hija y disfrutar de los buenos momentos con su familia y amigos.

Laura Martín, participante de ExE, con su hija.

Laura Martín, participante de ExE, con su hija.

¿Que cómo es mi día a día en Salesianos Atocha? Pues la pregunta es cuanto menos curiosa porque en estos 3 meses desde que comenzó el curso creo que no ha habido ningún día igual.

Soy profesora de los talleres de informática en los perfiles de FP Básica de Electricidad y Electrónica y de Informática y Comunicaciones, así que cada clase es una nueva aventura.

Empezamos cada jornada del turno de tarde a las 15:00 con alguna reunión de claustro o de ciclo o simplemente compartiendo información entre profesores. Aquí quiero parar un segundo para alabar a todos nuestros compañeros con experiencia que han acogido a los profesores nuevos con los brazos abiertos y nos ayudan en cada cosa que necesitamos.

Laura Martín, participante de ExE, con sus alumnos.

Laura Martín, participante de ExE, con sus alumnos.

Después entro en el taller de informática (que muchas veces sin querer llamo “mi aula” porque es casi como un segundo hogar para mí por las horas que paso en ella y las experiencias vividas con los alumnos) y recibo a los chicos. Hay días en los que les explico contenido nuevo, pero por lo general en las 8 ó 9 horas que paso con cada grupo a la semana suelen estar trabajando y eso me da pie a hablar muchísimo con todos ellos y a conocerlos mejor.

En estos tres meses he podido participar también en varias actividades fuera del aula: Buenos Días Salesianos, celebración de Todos los Santos, salida a la bolera, salida profesional al MUNCYT…

La verdad es que cuando descubrí que mi contrato sería a jornada completa, en turno de tarde y en una FP Básica, me pareció que este primer año iba a ser bastante duro, pero debo decir que cuando un alumno en estos 3 primeros meses pasa de no querer hacer nada a convertirse en uno de los que tiene más ganas de trabajar y viene cada día ilusionado a contarme las cosas positivas que le han pasado en el día (porque tú le insististe en que debía pararse a pensarlas), estoy segura de que no podría haber tenido más suerte en este primer año de Programa.

12,590 Comments