Conoce el lugar donde trabajas

By 20. October 2014Sin categoría @eu

Shishir conoce muy bien el terreno donde trabaja, al igual que los participantes del programa Teach for Nepal, de la red internacional Teach For All a la que también pertenece Empieza Por Educar. Se crió viajando por el país debido al trabajo de su Baba (padre) y como dice él, eso es lo que le permitió conocer las necesidades y retos de Nepal. Shishir, ahora Director General de Teach for Nepal, regresó después de haber estudiado en EE.UU. para mejorar la calidad de vida de las comunidades y luchar contra las desigualdades que afrontan los niños del país. Es para todos un ejemplo. Se formó extraordinariamente en un país extranjero pero volvió a su país para que la buena educación que tuvo él pudiera llegar a muchos más niños.

Natàlia visitando la escuela de Sagendra, participante de Teach For Nepal

La idea de Shishir y su equipo es extender al máximo el alcance del programa, así que han repartido sus profesores tanto como han podido hasta situarlos en zonas rurales. Esos poblados y esa forma de vida son lo primero que Teach for Nepal nos quiso enseñar, no sólo mostrar sino hacer vivir.

Son las 7h de la mañana, hoy el despertador ha sonado antes y ya estamos de camino a las zonas rurales donde algunos participantes como Sagendra imparten clases. Llegamos justo a tiempo, a las 10h en punto todos los niños y niñas forman filas en el patio para cantar el himno de Nepal. Después, acuden a clase y nosotros con ellos. Las clases son diminutas, los alumnos se apiñan en los bancos. Niños a un lado del pasillo, niñas al otro. No es algo impuesto por la escuela, simplemente ellos deciden estar así. Dos tutores de Teach for America y yo nos hacemos sitio en uno de los bancos sin apenas poder apoyar el papel.

Escuela donde trabaja Sagendra, participante de Teach For Nepal

A lo largo de la mañana vemos cómo las clases se centran en un objetivo: pasar el SLC, examen que le otorga el pasaporte para ir al “college”, o no. Me pregunto si ese examen realmente les capacita para las necesidades futuras que les permitirán sentirse exitosos en su vida…

Tenemos la oportunidad de entrevistarnos con el Director de la escuela. Es un hombre joven, apasionado por proveer educación de calidad y consciente de la importancia que tendrá para esos niños. Llegó a esa escuela después de haber sido profesor en clases con hasta 90 niños. Cuando le pregunto cómo gestionaba el buen comportamiento…deja pasar unos segundos, ríe y acaba apuntando “Eran otros tiempos, ahora esos métodos ya no los debemos aplicar”. Nos cuenta que tiene un hijo con Síndrome de Down, el cual lleva a una escuela especial en Kathmandú, a 2.30h en autobús de donde él vive. Nos cuenta que hace poco ha aprendido a comer por su cuenta y entonces aparece una sonrisa en su cara.

Director de la escuela que Natàlia visitó en Nepal

A las 4h acaban las clases y junto con Shishir y Sagendra iniciamos el camino a casa, andando. Después de 45 minutos de caminata cuesta arriba llegamos a la casa donde vive Sagendra. “Esta es mi mamá”, nos dice. Es la señora de la casa que le ha acogido durante los dos años de programa porque él es de la capital.

Después de tomar de tomar el té que nos ofrecen en todas las casas, proseguimos el camino entre los campos de arroz. Tras 20 minutos más llegamos a las casas donde vamos a pasar la noche. La familia nos acoge de manera extraordinaria, nos ofrece sus mejores habitaciones y nos da de comer y desayunar el típico arroz con sopa de lentejas y calabacines pasados por la sartén.

Familia que acogió a Natàlia en la visita a las comunidades nepalíes.

Durante estos dos días de convivencia nos damos cuenta de la importancia de convertirse en uno más del entorno. Los profesores saben dónde viven sus alumnos simplemente porque son vecinos, comparten el camino, la lluvia, la comida, las preocupaciones de la región –como esos desprendimientos de tierra de la cantera “ilegal” que se llevó la vida de un niño-, pero también las alegrías -como el nacimiento hace dos meses de un nuevo miembro en la aldea-. Siento que no hay jerarquías, percibo que los profesores se sienten muy cerca de los alumnos y concienciados por su futuro, están viviendo en propia piel la vida, el día a día, de sus estudiantes.

Casa donde durmió Natàlia en la visita a las comunidades nepalíes.

— Natàlia Llorente

5,768 Comments