#Conócelos: Elena Rueda

Me licencié en Filología Hispánica en la Universidad Complutense de Madrid en el año 2010. Durante esos años colaboré con el Departamento de Lengua y Literatura y con la Universidad de Mayores, mientras trabajaba en el sector comercial. Justo al acabar la carrera, empecé a estudiar el Máster de Formación del Profesorado en esa misma Universidad, pues tenía claro que quería ser profesora desde que empecé mis estudios. Cuando estaba realizando las prácticas en un Instituto de Parla, surgió esta oportunidad.

Elena Rueda, alumni de ExE.

Elena Rueda, alumni de ExE.

  1. ¿Por qué decidiste hacer el programa?

Escuché hablar por primera vez de Empieza por Educar cuando estaba finalizando el Máster del Profesorado y realizando las prácticas. Si algo tenía claro es que mi lugar estaba dentro de un aula, pero este programa me aportaba algo más, pues parecía estar enfocado a atender precisamente a los alumnos que más lo necesitaban y a dotar a los profesores de las herramientas necesarias para lograrlo. Yo no quería ser una profe más, quería ser una profesora excepcional, capaz de llegar incluso a aquellos alumnos más desconectados de la vida escolar.

  1. ¿Cómo resumirías lo que ha significado el Programa para ti?

Cuando la gente me pregunta acerca del Programa yo les suelo contestar diciendo: “He aprendido en dos años lo que me habría costado muchísimos años dentro de las aulas”. He sido consciente de las dificultades de gestionar un aula, de aprovechar cada minuto, de la necesidad de motivar todos los días y de luchar por cada uno de tus estudiantes. El programa me permitió tener una perspectiva muy amplia de lo que ocurre en las aulas y del papel tan importante que desempeña el profesor, me hizo ser muy crítica conmigo misma y con mi trabajo diario.

  1. Actualmente, ¿cuál crees que es tu rol en la lucha contra las desigualdades educativas?

Una de las mejores partes del programa fue conocer al grupo de personas con el que compartí mis dos años de experiencia. Es gente increíble, tanto a nivel profesional como humano. Cada uno de ellos tenía sus expectativas y quería cambiar la educación desde diferentes áreas. Quizá me costó un poco entender que mi lugar estaba, siempre lo había estado, dentro de las aulas. Mi reto para eliminar las desigualdades estaba ahí.

A día de hoy estoy trabajando en un colegio de franciscanas en Madrid. Allí intento realizar diferentes iniciativas en mis clases que les hagan aprender, pero sobre todo que les hagan crecer como personas y darse cuenta de que pueden conseguir lo que se propongan.

  1. ¿Cómo te gustaría contribuir a la equidad educativa a medio-largo plazo?

Cada día soy más consciente de que el reto de la educación no consiste en enseñar bien asignaturas sino en educar en el sentido más amplio de la palabra: en que los alumnos se conozcan, se valoren, crean en sí mismos y eso revierta en una sociedad mejor para todos. Por ello me gustaría seguir profundizando en este campo, formarme y llevar a cabo iniciativas que trabajen en esta línea, que les ayuden a ellos a sentirse parte de este mundo y a querer mejorarlo y a mí a acompañarles en el proceso.

1,910 Comments