Conócelos: María José Lara

By 15. February 2017Allgemein

María José Lara es licenciada en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid (2006 / 2011) y Máster de formación del profesorado en la Universidad Complutense de Madrid (2012). Fue participante del Programa ExE 2013-2015 en Madrid, dando clase de matemáticas en la ESO en la Institución La Salle.

¿Qué estás haciendo ahora?

Actualmente sigo trabajando en el mismo colegio en el que empecé como participante de Empieza por Educar. Este curso como profesora de Matemáticas, Informática y Tecnología tanto en la ESO como en FP.

Además, comparto mi trabajo en el aula con la tutoría y la coordinación/animación de Aprendizaje Cooperativo (metodología del Colegio), el Programa 4ºESO+Empresa y la iniciación al voluntariado (que involucra alumnos, profesores de todas las secciones y familias), entre otros.

 

¿Cómo afecta tu paso por el programa en tu trabajo actual?

Mi experiencia en el Programa ExE ha condicionado totalmente cómo soy hoy en día como profesora. Antes de formar parte de este movimiento, ya estaba concienciada del gran problema que se deriva de las desigualdades sociales y educativas actuales, pero quizás me faltaban las herramientas y el apoyo de un grupo de personas tan comprometidas como yo y que confían en que el cambio en educación, es posible.

 

¿Por qué decidiste hacer el Programa ExE?

Siempre he tenido dos cosas muy claras: que tenía la necesidad de impactar en nuestra sociedad de alguna manera para ayudar a cambiar situaciones de injusticia social y que me apasionaba la educación y las matemáticas.

El programa ExE era el proyecto que tenía todos los ingredientes que yo pedía a mi trabajo ideal y tuve la suerte de conocerlo mientras realizaba el Máster de Formación del Profesorado. Entre mis compañeros, había un grupo de participantes de la primera promoción que cada día nos contaban qué hacían en sus aulas, qué querían conseguir  y cómo pretendían hacerlo… Su ilusión y  sentido de la posibilidad, me hizo querer formar parte de este movimiento.

 

¿Qué te hace pensar que el cambio educativo es posible?

La confianza que tengo en el efecto mariposa:  “El simple aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo”. Confío en que pequeñas acciones pueden ayudar a crear grandes cambios. En nuestro caso, confío en que cada vez somos más los profesionales de educación que estamos comprometidos y sensibilizados por la situación actual y que trabajamos día a día para reducir la desigualdad social y educativa. Cada vez somos más los que creemos  que TODOS los niños y niñas pueden hacer y ser aquello que se propongan.

 

¿Cuál fue tu mayor reto como participante?

Durante los dos años como participante de ExE, cada día era en sí mismo un nuevo reto que superar. Es por este motivo que el programa nos ayuda a crecer tanto profesional como personalmente.

Me resulta difícil elegir uno de esos momentos pero si echo la vista atrás, diría que el mayor reto al que me he enfrentado profesionalmente como participante fue participar en el Instituto de verano de la 4ª promoción.

En un principio no me sentía preparada para colaborar en la formación de los nuevos participantes ya que no me gustaba nada hablar en público y sólo llevaba un curso trabajando en el aula. Pero con trabajo codo con codo con mi compañero Rubén Restrepo, la experiencia que iniciaba con muchos miedos se convirtió en una de las experiencias que más me han ayudado a crecer profesionalmente y que disfruté y recuerdo con mucho cariño. Para que esta experiencia fuera tan maravillosa también conté con el apoyo de las Startis (mis compañeras de promoción con las que me embarcaba en esta experiencia), tutores, participantes de la nueva promoción…

 

¿Cuál fue tu mayor aprendizaje a lo largo de los dos años de Programa?

Creo que si hay algo que aprendí durante esos dos años, en lo que creo y que transmito a diario a mis alumnos y también aplico a mi vida es que “No hay nada imposible”. Creo que Will Smith en una de las escenas de la película En busca de la Felicidad resume muy bien este aprendizaje del que os hablo. En ella Will Smith aconseja a su hijo que no deje que nadie le diga que no puede hacer algo y que si tiene un sueño debe luchar por él.

 

Cuéntanos tu mayor éxito durante tu paso por el Programa ExE y del que te sientes orgulloso.

No podría hablar de mis éxitos sin hablar del éxito de mis alumnos. Cómo mejoraban académicamente en cada materia, cómo crecían cómo personas, cómo daban el 100% en cada clase y cómo luchaban y siguen luchando por sus sueños con ganas e ilusión de llegar dónde se propongan.

Además, tengo la seguridad de que son alumnos con valores, que están sensibilizados  con las situaciones de injusticia social y que tienen ganas de colaborar para poder cambiar estas situaciones. De hecho, la gran mayoría de mis alumnos de los dos años como participante siguen ligados al proyecto de iniciación al voluntariado del colegio, a pesar de haber cogido otros caminos una vez finalizada su etapa en Secundaria.

Lo que comenzó con un grupo reducido de 3º ESO que quería cambiar el mundo y mejorar su entorno, ha crecido de manera exponencial y actualmente es un proyecto en el que colaboran más de 300 alumnos, profesores de todas las secciones del colegio, familias… Y eso, es gracias a ellos, mis alumnos.

¿Cómo resumirías lo que ha significado el Programa para ti?

Quería buscar una única palabra que resuma lo que ha significado para mí formar parte de ExE como participante y que a la vez, refleje lo que significa ser Alumni y me ha resultado muy difícil. Entre otras, pensé en oportunidad (de aportar mi granito de arena en la lucha contra las desigualdades educativas), crecimiento, confianza, valores, movimiento, educación, apoyo, formación, actitud… Pero finalmente me he decido por Sentido de la Posibilidad, mi elección tiene mucho que ver con el que ha sido mi mayor aprendizaje.

 

¿Cuál crees que es tu rol en la lucha contra las desigualdades educativas?

Lo único que tengo claro es que mi rol tiene que estar ligado al trabajo con alumnos y profesores. No me sentiría realizada si no pudiera tener contacto cada día con los verdaderos protagonistas. Creo que crezco como profesora porque cada día aprendo de mis alumnos.

 

¿Cómo te gustaría contribuir a la equidad educativa a medio-largo plazo?

Aún me queda mucho que aprender de mis compañeros y de mis alumnos, también mucho que ofrecer. Desde el día que empecé en Institución he ido adquiriendo muchas responsabilidades en el colegio y esto me permite contribuir a diario en la equidad educativa.

Así que en un medio-largo plazo, seguiré contribuyendo desde el aula y desde mi colegio. Tengo la suerte de formar parte de una institución que nos ofrece muchas oportunidades para crecer personal y profesionalmente cada curso y que está comprometida con  esta causa. Remamos en la misma dirección y eso hace que me sienta realizada y que hoy por hoy esté convencida de que este es mi lugar.

 

Soñemos por un momento, si pudieras hacer cualquier cosa para mejorar la educación, ¿cuál sería tu gran meta?

Mi gran meta va ligada al que era y es mi sueño desde pequeña y es la creación de un colegio.