Entre el dicho y el hecho hay un bosque

By 27. June 2017Allgemein

Soy Pau, licenciado en Historia por la UAB. Desde siempre he estado relacionado con la educación, tanto formal como no formal y he trabajado en entornos muy diferentes en iniciativas variadas. Este hecho me ha dado perspectiva de todo lo que implica hoy en día la educación. Actualmente estoy de profesor de ESO y Bachillerato en Barcelona. Soy Alumni de la 4 promoción de ExE, contento y agradecido de participar del programa.

Cuando tienes hijos te planteas distintos tipos de cuestiones: algunas simples y aparentemente fáciles de responder, “cómo lo hago para que la niña se coma las espinacas?”; otras más complejas y trascendentales, igualmente difíciles de responder, “a qué colegio la llevaré cuando le toque empezar P3?”. Frente a esta última pregunta nos encontramos mi pareja y yo la primavera pasada. Sin lugar a dudas, estábamos muy contentos de nuestra nueva vida en el campo (en el Baix Montseny) después de la aventura madrileña, pero claro, no todo es perfecto. En nuestro caso, las escuelas públicas o concertadas de los pueblos de la zona no nos gustaban demasiado -por decirlo suave- y el momento de las matrículas se acercaba. Primero dejamos pasar el tiempo, como quién no ve la cosa, pero a principios de julio no tuvimos más remedio que sentarnos y hacernos la gran pregunta, “¿qué hacemos, a dónde la llevamos?”… Después de un silencio incómodo, apareció la luz, “¡Qué ostias! ¡Vamos a hacer una escuela en el bosque nosotros mismos!”  Y en estas estamos, con Follets del bosc, un proyecto iniciado en septiembre 2016 de escuela en el bosque para niñ@s de 2-6 años, con una ilusión y ganas tremendas y con aún más trabajo por delante.

Follets del bosc nace de la necesidad de ofrecer un modelo educativo distinto, acorde a los tiempos que vivimos. Nuestra propuesta parte de la intuición de que algo va mal con los pequeños: obesidad infantil, demasiado tiempo frente a pantallas, confusión de la realidad real con la virtual, miedo exagerado a que los peques se hagan daño, hiper-patologización de conductas humanas normales (TDAH, etc.)… Estos problemas se analizan con detalle en el concepto desarrollado por Richard Louv, el nature deficit disorder, la idea de que cada vez más, los pequeños (y yo también añadiría los adultos) pasan cada vez menos tiempo al aire libre y cómo este déficit de naturaleza nos afecta negativamente. Pero no sólo él es referencia para nosotros. También partimos de múltiples estudios científicos que nos muestran cómo debería ser la educación (y que tod@s los que estamos en ExE conocemos de sobras). No nos hemos inventado nada nuevo, las Forest Schools hace más de 50 años que existen en Europa, en especial en los países nórdicos y su modelo está más que validado e incluso hay países que lo han incorporado dentro de la oferta de educación pública. En el caso español, los últimos años han empezado varios proyectos de este estilo. http://escuelainnatura.com/escuelas-bosque-espana/

En nuestro quehacer de la escuelita los peques salen al exterior día sí, día también, la mayor parte de la jornada. Haga sol, viento, calor, frío, llueva o nieve. Se van con los educadores a explorar el mundo real, con la ropa adecuada y poco más. Todo lo que necesitan lo llevan puesto o lo encuentran en el exterior. De este modo, en Follets del bosc, el típico día de lluvia, horrible en la mayoría de escuelas, es una fiesta y de las grandes!!

El proyecto se basa en 4 ejes principales: naturaleza, individuo, comunidad y autonomía. La naturaleza ofrece el nivel de estímulo que cada peque necesita. El bosque, el campo, los caminos, los charcos, los árboles, los pájaros, etc., son fuente inagotable de nuevas posibilidades y descubrimientos. A la vez, la naturaleza es un espacio de observación y atención, silencio y sosiego; cada niñ@ es un potencial en bruto al que debemos acompañar para que se desarrolle al máximo. Creemos firmemente en las grandes capacidades de los peques y trabajamos con ellos desde el respeto y la valoración, animandoles a asumir riesgos y evitando los juicios; entendemos que los individuos formamos parte de comunidades que necesitamos y nos necesitan. Por esto, ponemos énfasis en valorar las necesidades del grupo, tanto como las individuales, a la vez que tejemos relaciones con nuestro entorno social. No queremos crear un gueto; autonomía significa sacarse las castañas del fuego y no esperar que nadie venga a salvarte, o en nuestro caso, esperar a que la educación cambie sola. Apostamos por la independencia y la autogestión de los proyectos en los que estamos, pequeños pasos necesarios para devolver el control de las cosas importantes a la gente de la calle.

Follets del bosc es una humilde y alegre escuela en el bosque, con ganas de crecer y aportar algo de positivo para el cambio educativo global. Y en este proyecto, ExE está presente en una pequeña parte, también. Mi participación en el programa no ha hecho más que reforzar mis convicciones y me ha ayudado, de alguna manera, a lanzarme a la aventura con mis otros compañeros de la escuela. Solo me queda invitaros a que nos visitéis, personalmente o a través de la red (https://www.facebook.com/elsfolletsdelbosc/). Estaremos encantados de enseñaros el bosque y (algunos) de sus secretos!!

Ah, y sí, supongo que cuando mi hija tenga 6 años y le toque empezar primaria, otra idea loca pasará por nuestras cabezas. De momento, mejor no pensar en ello 😉