#ExEenBilbao

By 14. February 2017Allgemein

Encuentro trimestral en Bilbao

El pasado 14 de enero tuvo lugar el encuentro trimestral Empieza x Educar, que reúne a todo el movimiento en un solo emplazamiento durante un largo día para compartir aprendizajes, experiencias y seguir formando a los agentes de cambio en su camino hacia la equidad educativa.

En esta ocasión, se organizó en Bilbao una agenda completa con distintas actividades e iniciativas que iban desde una mesa redonda formada por expertos en educación hasta una serie de talleres distintos que atendían a los intereses e inquietudes de cada uno de los participantes y alumni de las diversas promociones.

La mesa redonda tenía como objetivo la reflexión conjunta de todos los miembros del movimiento y se articuló en torno a un eje central que llevaba por título: “La educación ante el reto de la equidad”. Esta mesa contó con la presencia de destacados miembros del panorama educativo e investigador como Alfonso Fernández, inspector y presidente del Foro de Administradores de la Educación; Nélida Azaitegui, maestra, inspectora y asesora de Educación; Javier Laiseca, director Centro de Formación Somorrostro; e Iñaki Alonso, responsable de sensibilización de Save the Children.

En la moderación, Lucas Gortazar, investigador y colaborador del departamento de Salud y Educación del Banco Mundial en Europa del Este y Oriente Medio, abrió el debate formulando tres grandes preguntas abiertas que invitaban a la reflexión en voz alta.

Por un lado, la caída generalizada del desempeño de PISA de muchos países avanzados con sistemas educativos eficaces (Alemania, Corea, Suiza, Holanda, Finlandia) y sus posibles causas. ¿Está la educación en crisis porque después de la crisis económica ya nadie cree en el contrato social en torno a la educación? O, por el contrario, ¿son los sistemas educativos los que están cada vez más agotados para dar respuestas efectivas a un alumnado con necesidades cada vez más diversas y heterogéneas?

La segunda pregunta estaba centrada en la rigidez del sistema educativo español (sin excepción en ninguna CCAA), el cual pone un excesivo énfasis en los hitos de la repetición y el paso de curso, que suelen desembocar en dificultades para continuar estudios, abandono y fracaso escolar. Estos hitos poco tienen que ver con la adquisición de competencias básicas, ya que como hemos visto, a igualdad de competencias, la probabilidad de repetir de una niña de un entorno socioeconómico desaventajado y una niña de un entorno socioeconómico aventajado son bien distintas. ¿Por qué se produce? ¿Tiene la mal llamada “cultura del esfuerzo” y la obsesión por aprobar una huella sobre la forma en que pensamos sobre el aprendizaje?

La tercera cuestión incidía en la segregación, haciendo especial hincapié en Madrid, Euskadi y Catalunya, donde este fenómeno se da de un modo más acentuado. Se preguntaba el por qué a pesar de ser estas tres de las comunidades más ricas, prósperas y avanzadas en términos educativos y sociales, observamos una preocupante segmentación y segregación social en las escuelas, con numerosos centros “gueto” donde los problemas son comparables a los de las escuelas rurales de Andalucía, Canarias o Extremadura, en teoría mucho más desaventajadas: altas tasas de inmigración, repetición, fracaso escolar, problemas de convivencia, etc.

La ilustración de Javier Miguel, alumni de ExE, nos proporciona el mejor resumen posible de algunas de las intervenciones que efectuaron los distintos ponentes y que nos ayudaron a reflexionar juntos:

 

La opinión de una de las participantes asistentes, Esther Rasal (alumni de la 4ª promoción) ilustra también hasta qué punto estas actividades nos alertan del camino que todavía queda por recorrer en la consecución de la equidad educativa: “Hubo un momento de la charla donde se estaban exponiendo tantas problemáticas reales a la vez que era difícil ver luz, y sobre todo ver qué podías hacer tú ante todo eso. Y creo que eso es bueno.  También me sirvió para darme cuenta que hay muchas cosas sobre inequidad que no sé aún. Hay que conocer mejor the big picture”.

Seguramente, estamos todos de acuerdo en destacar que la charla nos ayudó a tomar consciencia sobre las desigualdades y que, a pesar de que  muchas decisiones se nos escapen de las manos y sean injustas, el impacto y el cambio son también posibles.

Como apuntamos, además de la mesa redonda y los círculos correspondientes que sirvieron para ahondar en los aspectos tratados en la charla, disfrutamos de tres talleres que dividieron la jornada de la tarde en tres grandes grupos:

Por un lado, el taller de “Flipped Classroom y Project based learning: metodologías que ponen a los estudiantes en el centro” contó con la colaboración de Lauaxeta Ikastola y nos mostró cómo se puede trabajar con proyectos transdisciplinares en el aula. Uno de los proyectos que nos sirvió de ejemplo desvelaba cómo la ciencia y el arte no tienen por qué estar reñidos y cómo el trabajo conjunto de un claustro que trabaja con un objetivo común ofrece resultados mejores y ayuda a los alumnos a dotar de sentido su aprendizaje. Según la opinión de uno de los participantes del taller, Ismael Tharrats (6ª promoción), esta manera de trabajar en el aula permite desarrollar “las distintas inteligencias de los alumnos y adaptar las clases a sus necesidades. Porque no existe un alumno tipo sino un grupo formado por individuos distintos y con ritmos de aprendizaje disímiles”.

Además de los proyectos, también aprendimos a “invertir” la clase a través de procedimientos y herramientas que nos permiten ahorrar tiempo de clase magistral para poder invertirlo en la práctica y en la clase centrada en el alumno. De esta manera, los alumnos pueden ejercitarse mucho más gracias al trabajo teórico previo fuera del aula.

En lo que respecta al taller que realizó Begoñazpi Ikastola,  tuvimos la oportunidad de acercarnos al “marco de aprendizaje para la comprensión del alumnado desde una aplicación práctica”, basado en el Project Zero de Harvard y centrado en las ocho fuerzas culturales y el visual thinking como formas de trabajar a través de este marco.

 

Finalmente, el taller impartido por Fabiola Fares (tutora de ExE), “Profundizando en la coeducación”, estuvo centrado en la codocencia y los efectos y beneficios de la misma sobre nuestro desarrollo personal. De este modo pudimos conocer y ejercitar diferentes metodologías de trabajo entre dos o más docentes o “modelos de codocencia” y entender el potencial de esta metodología y lo que requiere de nosotros mismos respecto de nuestro liderazgo colaborativo.

Fue un taller de carácter eminentemente práctico en el que el buen ambiente y el trabajo en equipo fueron las principales protagonistas a lo largo del mismo. Tuvimos la fortuna de compartir taller personas con diferente experiencia y recorrido en el mundo de la codocencia.

En definitiva, la larga jornada nos abrió de nuevo las puertas a la reflexión. Además, el trabajo compartido entre todos nos empujó a seguir trabajando para la consecución de un objetivo común, la erradicación de la desigualdad educativa. Algo que, con encuentros como el de Bilbao, vemos cada día más cerca.