La magia de la primera vez

By 6. October 2014Sin categoría @ca

Después de un intenso y fructífero mes de Julio en el Instituto de Verano, el mes de agosto servía para tomar un respiro y coger carrerilla para afrontar un inicio de curso especial y diferente, esperado y lleno de ilusión.

Todos los participantes de la nueva promoción ExE 2014-2016 nos hemos ido incorporando a las aulas a lo largo del mes de septiembre. La experiencia no ha podido ser más enriquecedora. Por primera vez formamos parte de la comunidad educativa y podemos trabajar para conseguir el objetivo que compartimos, servir de ejemplo y apoyo a nuestros alumnos para que consigan ser jóvenes íntegros y empujarles a tener acceso a las oportunidades que les brinda el futuro.

Participantes de la promoción 2014-2016 en el último día del Instituto de Verano

Participantes de la promoción 2014-2016 en el último día del Instituto de Verano

Pese a los inevitables nervios y posibles dudas, desde el primer momento que pisé las aulas, supe que ese era mi lugar. El recibimiento del cuerpo de docentes fue increíble, sonrisas y buenos deseos de cara a mi nueva labor, y siempre una mano tendida de parte del equipo directivo, profesores y conserje. La semana hasta la incorporación de los alumnos nos sirvió para trabajar juntos, conocernos, y trazar las líneas que íbamos a seguir durante el curso. Con el resto de profesores del centro realizamos talleres de formación y sesiones de convivencias para crear lazos humanos y profesionales que nos servirán de base para trabajar de forma colaborativa. Cada café era una cascada de información, y las horas en el colegio nunca eran suficientes pues también fue el momento de familiarizarse con las aulas, aprender horarios, y comenzar la programación del curso que empieza.

Alicia, participante ExE 2014-2016, dando clase a sus alumnos

Durante la primera semana no era yo la única que deseaba que las aulas se llenasen de estudiantes, pues todos los compañeros de ExE, cada uno en su respectivo centro, estábamos igual de ilusionados y expectantes. Todos queríamos empezar a dar clase, y sin conocer aún sus caras, al recibir las listas de nombres y apellidos, ya sabíamos que esos chicos iban a ser muy importantes en nuestras vidas. Juntos íbamos a emprender un camino de conocimiento y aprendizaje.

El día más esperado llegó, y nunca olvidaré ese primer contacto con mis alumnos. 32 chavales sentados en su silla, curiosos y nerviosos (sin saber que igual que ellos, también así me sentía yo), con los ojos atentos a lo que yo les tenía que decir. Presentaciones, criterios de evaluación, y normas para comenzar la aventura de aprender y enseñar. Al salir del aula, la energía y la motivación se habían multiplicado por dos, y el compromiso con ellos se había sellado para siempre. Aún necesitamos tiempo para conocerles a ellos y a sus familias, y también para dejarnos conocer, crear un buen ambiente del aula y trazar los procedimientos del día a día.

Carteles motivadores de las aulas de los participantes ExE en el Instituto de Verano

El curso solo acaba de empezar, pero cada uno de nosotros ya tiene claro cuál su objetivo este curso: con la ayuda de nuestros tutores y compañeros, trabajo diario, formaciones, constancia e ilusión, ayudaremos a construir un sistema educativo equitativo y excelente, y le daremos a nuestros alumnos las herramientas necesarias para sean  felices luchando por tener una vida lograda. ¡Bienvenidos al curso 2014-2015!

–Alicia

2,597 Comments