Un día con Carles

By 26. September 2015Participantes ExE

Carles López es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por ESADE y tiene el Master en Formación al Profesorado con especialidad de Matemáticas por la UAB. Durante su licenciatura participó en el programa SUR de ESADE, lo que orientó de forma decisiva su carrera profesional hacia el Tercer Sector. Después de trabajar en el Departamento de Marketing de una empresa local, participó en el Programa ExE. Durante los dos años de programa trabajó como profesor de matemáticas en un instituto público de Badalona. Actualmente trabaja en la Fundación Pere Tarrés, donde es coordinador de 21 centros socioeducativos que luchan para la infancia más vulnerable de Cataluña tenga acceso a oportunidades en su vida personal y profesional. Además, Carles es co-fundador de Daukaia, Asociación que lucha por la integración de la infancia de la ciudad de Ocotal, Nicaragua.

Carles López, alumni de ExE

Carles López, alumni de ExE

Un nuevo día, pero la misma realidad: alrededor del 30% de los estudiantes de secundaria no obtiene la ESO, el abandono temprano es del 23.6% (casi el doble que la media europea), un 32.6% de niños y niñas están en situación de riesgo de pobreza o exclusión social… Lograr una mayor equidad educativa es, a parte de necesario, urgente.

Mis dos años como participante de Empieza por Educar en un instituto de la ciudad de Badalona fueron una experiencia única para introducirme en el mundo de la educación, hasta ese momento desconocido para mí. Después de pasar dos años en las aulas como profesor de matemáticas, otras salidas más clásicas para alguien que había estudiado Administración y Dirección de Empresas perdían sentido, de forma que empecé a trabajar en la Fundación Pere Tarrés, entidad de referencia en el sector del tiempo libre y la acción social, para poder continuar contribuyendo a cambiar la educación.

En la Fundación Pere Tarrés coordino una red de 21 centros socioeducativos que impactan cada día sobre centenares de niños y niñas en situación de vulnerabilidad social, pero lo hacen de una manera distinta a lo que estamos acostumbrados como profesores. Se trata de centros que trabajan a través de la educación no formal, es decir, que desarrollan su actividad principal en horario extraescolar. Como profesores, a veces nuestro impacto se limita al sistema de educación reglado, pero qué pasa con los niños cuando salen de la escuela? Les espera alguien en casa? Cómo celebran los días de Navidad? Qué hacen durante las largas vacaciones de verano? Pueden ir de campamentos como el resto de sus amigos o están solos en casa? Son preguntas de especial relevancia ya que, fuera de la escuela, los alumnos siguen aprendiendo y teniendo experiencias que, sin duda, condicionarán su comportamiento y su mentalidad en el aula.

Para una familia/niño, la limitación para acceder a oportunidades es todavía mayor cuando el alumno sale de la escuela. Por esta razón, des de los 21 centros socioeducativos vinculados a la Fundación Pere Tarrés contribuimos al desarrollo y crecimiento de los niños en horario extraescolar. En estos centros los niños encuentran un espacio organizado donde poder hacer los deberes y trabajar su inteligencia emocional y relacional a través de juegos y talleres. Las ratios educador/niño son más bajas que en la escuela (1/10), lo que permite que todos los niños tengan planes educativos individualizados. Por otro lado, aunque el foco del trabajo social y educativo es el niño, las familias juegan un papel fundamental en la vida del centro, entendiendo que contribuirán a que el impacto que se tenga sobre el niño sea a largo plazo. Por último se invierten muchos esfuerzos en que el centro no sea un recurso aislado, sino que éste se coordina con los tutores del niño (si estos quieren), los servicios sociales del barrio y otras entidades que trabajan con la familia/niño (Cáritas, Banco de los Alimentos…).

Aunque no puedo negar que echo en falta las clases, me doy cuenta que no hay una educación de primera (la formal) y educación de segunda (la no formal o la informal). Para ganar en equidad educativa, tenemos que mirar la educación desde una óptica amplia, que va más allá de la escuela.

12,899 Comments